MásBeHOY SPORT Nutrición Deportiva

Cuidate, haz deporte y ten vigor con MásBeHoy SPORT. En MásBeHoy SPORT somos expertos en nutrición deportiva.

Correr adelgaza, pero ¿es bueno correr con obesidad?

Está claro que correr es nos ayuda a adelgazar. El problema radica en que el exceso peso puede ser muy diferente en cada una de las personas, desde sobrepeso hasta obesidad, de ahí que deba haber un plan individualizado a la hora de iniciarse en la actividad física.


Para detectar si tenemos sobrepeso u obesidad podemos tener la tentación de tirar de la tabla de Índice de Masa Corporal (IMC), tabla que nos va a dar una idea inexacta de nuestro grado de sobrepeso u obesidad por ser un indicador parcial del estado de la persona. El mejor consejo es acudir a un profesional para que evalúe nuestro verdadero estado físico, seguir sus indicaciones y, posteriormente, ponernos en manos de un entrenador personal que nos guie, especialmente en los primeros pasos.

¿Qué es el IMC?

El IMC es un índice que se calcula dividiendo nuestro peso entre nuestra altura, en metros, al cuadrado. (*)

Este índice establece distintos estados de la persona respecto a su peso:

  • Infrapeso: Si resultado obtenido es inferior a 18,50.
  • Normopeso: Si el resultado obtenido es superior a 18,50 e inferior a 25.
  • Sobrepeso: Si el resultado obtenido es superior a 25 e inferior a 30.
  • Obesidad: Si el resultado es superior a 30.

Como decíamos anteriormente, este índice, que es orientativo, no es 100% fiable pues prescinde de la composición corporal de cada persona, fijándose en dos únicos datos, el peso y la altura, dejando de lado muchos otros factores que influyen a la hora de determinar el estado concreto de cada persona.

(*) Mostramos un ejemplo de cálculo de IMC para entender mejor cómo se calcula.

Persona de 72 kilos y 1,74 metros.

72/(1,74*1,74) = 24,20

Esta persona tiene un IMC de 23,78

Este peso y esta medida lo puede presentar una persona sedentaria o deportista. Es el mismo peso y altura en los dos casos, aunque se supone que la materia grasa de la persona sedentaria será superior que la del deportista, que supuestamente tendrá menos grasa corporal y más masa muscular, por lo tanto, el IMC reflejará un mismo dato para dos situaciones diferentes.


¿Es recomendable correr con obesidad?

Partiendo de la base de que no es conveniente generalizar y hay que ver caso por caso, lo razonable es pensar que no es recomendable.

El principal inconveniente es que el correr supone bastante impacto articular. Cuando corremos, nuestras piernas, caderas, rodillas, tobillos, van a soportar el peso de nuestro organismo más el impacto que supone el correr, pudiendo perjudicarnos a nivel físico, nuestras articulaciones se van a poder ver perjudicadas.

Será mejor iniciarse, siempre de la mano de un profesional, por ejercicios de fuerza y ejercicios aeróbicos de bajo o nulo impacto, como puede ser la bicicleta elíptica, bicicleta estática, paseos, …

Nuestro entrenador nos guiará en este proceso, siempre adaptado a nuestras circunstancias y sin poner en riesgo nuestra salud.


No es lo mismo tener obesidad que tener sobrepeso

Efectivamente, a la hora de iniciarse a correr será más rápido si partimos de una situación de sobrepeso que si partimos de una situación de obesidad. No obstante, es un gran paso el iniciarse en la actividad deportiva, sea corriendo cuando podamos correr, objeto de esta publicación, o sea en cualquier otra actividad deportiva más acorde con el estado físico que tengamos.

Con sobrepeso podremos hacer actividad física a un ritmo superior al que podemos hacer con obesidad, aunque esto no debe ser un problema. El objetivo es llegar a un peso saludable y en ese proceso el deporte nos va a ayudar, independientemente del punto de partida en el que nos encontremos.


¿Cuáles pueden ser los primeros pasos a nivel deportivo?

Dado que cada persona tendrá sus propias circunstancias, puede ser buen inicio empezar con ejercicio de fuerza combinado con ejercicio aeróbico suave, con algo de resistencia, que nos ayude a ir perdiendo peso.

En función de los progresos que vayamos obteniendo, nuestro entrenador irá incrementando la carga de entrenamiento, que irá adaptando a nuestra condición física de cada momento.

Si los primeros pasos pudieron ser ejercicios de bajo impacto articular, como el pasear, caminar, andar, reforzamiento muscular los siguientes pueden ser pasar a combinar pequeñas distancias, o períodos de tiempo, corriendo por otros andando, preferiblemente siempre sobre terreno blando, puedes leer nuestro anterior artículo, y con calzado adecuado, tanto a nuestro tipo de pisada como a nuestro peso.

Es importante tener en cuenta que el ejercicio nos va a ayudar a combatir la obesidad, pero hay que tener claro que la combinación del deporte junto con un programa de pérdida de peso será el mejor camino para alcanzar nuestro objetivo de peso saludable, ya que estaremos haciendo frente a la obesidad o el sobrepeso desde el deporte y desde la nutrición.


Consejos MásbeHoySport

  • Tengas o no tengas problemas de peso, siempre es una decisión acertada la de iniciarse en la actividad física.
  • Ponte en contacto con un entrenador personal que te guíe en este proceso, será una inversión en salud muy valiosa para iniciarse en el deporte de una forma saludable.
  • No te pongas metas, ni deportivas ni de pérdida de peso, que no sean realistas, lo importante es ir avanzando.
  • Mantén alta tu motivación y disfruta de tus progresos.
  • Síguenos en las redes sociales para estar al día de las novedades, publicaciones y promociones. Búscanos por masbehoysport en Instagram, Facebook y Twitter.

Foto cortesía de: pixabay


No se encontraron resultados.

Deja un Comentario

Tu email no será publicado