MásBeHOY SPORT Nutrición Deportiva

Cuidate, haz deporte y ten vigor con MásBeHoy SPORT. En MásBeHoy SPORT somos expertos en nutrición deportiva.

¿Y tú que eres? ¿pronador o supinador?

¿Probador o supinador? Esta es una pregunta recurrente que todos nos hacemos cuando empezamos a correr y responde a que todos tenemos un tipo de pisada.


El conocer qué tipo de pisada tenemos es imprescindible para elegir zapatillas o plantillas correctoras que nos ayuden a mantener la verticalidad del tobillo y con ello a evitar dolores y lesiones.


Tipos de pisada

Tendremos un tipo de pisada pronadora cuando al pisar nuestro tobillo se incline hacia dentro.

Tendremos un tipo de pisada supinadora cuando al pisar nuestro tobillo se incline hacia fuera.

Tendremos una pisada neutra cuando al pisar nuestro tobillo mantenga la verticalidad.


Cuál es el tipo de pisada ideal

La pisada neutra es el tipo de pisada ideal, si bien es cierto que no es la más habitual.

Se estima que entre el 35/45% de los corredores tienen un tipo de pisada neutra, aproximadamente un 10% tienen un tipo de pisada supinadora, mientras que aproximadamente la mitad de los corredores pueden (podemos) tener un tipo de pisada pronadora, cosa que hasta cierto punto es normal.

El pie está hecho para pronar, está hecho para rotar, es un efecto natural con el fin de amortiguar los impactos. Sin esta capacidad de rotar, nuestro pie no tendría amortiguación, sería rígido y por lo tanto se partiría.


Consecuencias de ser pronador o supinador

El perder la verticalidad del tobillo en nuestra pisada provoca que, desde la zona de los tobillos hacia arriba, nuestro cuerpo tienda a compensar esa incorrección y nos provoque molestias e incluso lesiones.

Los pronadores pueden sufrir dolores en los tobillos, rodillas e incluso en la zona lumbar, como consecuencia del “juego de compensaciones” que el cuerpo hace con el fin de paliar esa pérdida de verticalidad al pisar. Igualmente, es común tener dolores en los talones, sufrir fascitis plantar y tener acortamiento muscular en la zona del peroné.

Los supinadores pueden sufrir lesiones en el tendón de Aquiles y en las rodillas, dolor en las espinillas y, al igual que a los pronadores, fascitis plantar y dolor en los talones, pudiendo llegar las molestias hasta la zona cervical.


Cómo saber qué tipo de pisada y medidas correctoras

La mejor forma de saber qué tipo de pisada tenemos es acudir a un centro especializado y someterse a un análisis de pisada.

Es una prueba muy sencilla y consiste en correr sobre una cinta de correr. Mientras tanto, una cámara y un persona especialmente formada nos estudian nuestra pisada. La información obtenida es analizada y el especialista, con sus conocimientos y apoyándose en los datos que le aporta el ordenador, hará un diagnóstico exacto del tipo de pisada que tenemos así como, si procede, las medidas correctoras a aplicar.

Si tenemos un tipo de pisada neutra, ¡¡¡enhorabuena!!!, todo estará bien, es lo ideal. Si somos pronadores o supinadores, las medidas correctoras más comunes serán las siguientes:

  • Plantillas correctoras que, si son personalizadas, serán la medida correctora ideal, pues serán plantillas expresamente realizadas para nuestros pies en particular.
  • Zapatillas correctoras que, no siendo la media correctora ideal, lo cierto es que con tanta variedad de zapatillas que hay en el mercado, quizás alguna de ellas se adapte a nuestro tipo de pisada y con ello tengamos una medida correctora apropiada.

“Trucos” para saber qué tipo de pisada tenemos

Aunque ya hemos comentado que lo mejor es someterse a un análisis de pisada, hay algunos trucos que nos ayudarán a saber si tenemos algún tipo de pisada que pueda ser objeto de posible corrección.

Estos son algunos trucos:

  • Nos descalzamos, juntamos los pies y, partiendo de una posición totalmente vertical, flexionamos varias veces las rodillas, como si fuésemos a hacer unas sentadillas. Si nuestras rodillas se mantienen en paralelo, tendremos pisada neutra, si tienden a separarse, seremos supinadores y si se juntan seremos pronadores.
  • Si el desgaste de la suela de nuestras zapatillas es uniforme, tendremos un tipo de pisada neutra, si se desgasta por el interior seremos pronadores, siendo supinadores si el desgaste se realiza por la parte exterior de la misma.
  • Cuando se tiene el pie plano, también denominado pie valgo, el tobillo rota hacia dentro: pronador. Cuando se tiene el pie cavo pisamos con el exterior: supinador.


Consejos MasbeHoySport

Es importante conocer qué tipo de pisada tenemos para poder poner medidas y así evitar molestias y lesiones.

  • Acude a un centro especializado y hazte a un análisis de pisada. Una vez realizada la prueba, lo ideal es guiarnos de los consejos del personal especializado que nos atienda.
  • Una medida correctora es hacernos unas plantillas personalizadas, si es que el profesional así nos lo indica.
  • En el caso de no optar por la opción anterior, adquiere unas zapatillas que se adapten a tu tipo de pisada. Hay gran variedad de zapatillas en el mercado y posiblemente encuentres alguna que se adapte a las particularidades de tu pisada.
  • En nuestra opinión, más allá de que las zapatillas especialmente diseñadas para supinadores o pronadores pueden dar resultado (a mí como hiperpronador sí me lo ha dado) es recurrir a las plantillas personalizadas, ya que esta medida correctora será la especialmente diseñada para nuestros pies. Las zapatillas correctoras, como las plantillas estándar, pueden no encajar exactamente con nuestro tipo de pisada, si bien es cierto que con tanta variedad en el mercado es posible encontrar ahí una solución que se adapte a nuestro tipo de pisada y también a nuestro bolsillo.
  • Estira adecuadamente tu musculatura y planta del pie tras correr. Si bien no te va a corregir tu tipo de pisada, ayudará a relajar los músculos que puedan haberse sobrecargado como consecuencia de un anormal tipo de pisada.

Fotos cortesía de Pixabay


No se encontraron resultados.

Deja un Comentario

Tu email no será publicado